Expand
  • Find us on Facebook
  • Follow us on Twitter
  • Follow us on Instagram
  • View Our YouTube Channel
  • Listen on Spotify
  • View our scores on nkoda

Conozca la sumamente particular música de Unsuk Chin, que refleja los colores y las formas esculturales de su imaginación, ejecutada a nivel mundial por importantes directores de orquesta y ensembles. Parte de una serie de perfiles a lo largo de marzo, el Mes de la Historia de la Mujer, en la que exploramos las vidas, la música y las inspiraciones de extraordinarias compositoras de todo el mundo.

Su historia

Unsuk Chin nació en Seúl en 1961, y en sus primeros años luchó para seguir una carrera musical. "Planeaba ser pianista de concierto, pero en la Corea del Sur de la década de 1960, como hermana menor en una familia pobre, no había dinero suficiente para una enseñanza formal". La estimuló un profesor de escuela media, un compositor: "me alentó a seguir esta carrera y me presentó la oportunidad de estudiar grabaciones y pentagramas, algunos de los cuales transcribí por completo".

Tras varios intentos de obtener una vacante en la Universidad Nacional de Seúl, fue aceptada en el curso de Sukhi Kang, el compositor coreano. "Fue un golpe de suerte, ya que él era una fuente inusual de información sobre música modernista europea en el país muy cerrado que Corea solía ser, en ese entonces, una dictadura militar". Esto animó a Chin a enfocarse en la composición e incluir sus obras en una serie de competencias internacionales.

En 1985 recibió una beca de intercambio académico para estudiar en Alemania e ingresó al curso de György Ligeti en la Universidad de Música y Teatro de Hamburgo. Había forjado un camino hacia adelante, independiente de la vanguardia institucional, y sus lecciones carecían de dogmas: "solía estimular el estudio de todo tipo de música, desde música subsahariana hasta Conlon Nancarrow, y de Miles Davis a Guillaume Dufay". Si bien esto era liberador, impulsó a Chin a repensar por completo su enfoque compositivo y, tras un silencio de tres años, "a través del desvío de la composición electroacústica, encontré mi propia voz". En 1988 se estableció en Berlín, donde vive y trabaja desde entonces.

Los momentos clave en la carrera de Chin incluyeron una presentación en 1993 de Juego de palabras acróstico en Londres, dirigida por George Benjamin; su obtención en 2004 del Premio Grawemeyer por su Concierto para violin, y la presentación en 2007 de su ópera Alicia en el país de las maravillas en la Ópera Estatal de Baviera, Múnich. Actualmente, importantes directores y grupos artísticos de todo el mundo presentan sus obras, y tiene una agenda ocupada de residencias de compositores, presentaciones en festivales y nuevas comisiones.

La producción de Unsuk Chin abarca desde trabajos instrumentales y de cámara hasta obras a gran escala para orquesta y voces. El virtuosismo de su secuencia de Piano Etudes atrae a importantes artistas del teclado, mientras que sus obras de ensemble, inclusive Gougalon, que revive recuerdos del teatro callejero coreano, se sitúan firmemente en el repertorio central de grupos de todo el mundo. Recibe especial ovación por su originalidad al reformular el concierto, incluyendo obras para violín, piano, chelo, clarinete y sheng. Sus obras con orquesta a lo largo de la última década buscaron inspiración en una inmensa variedad de temáticas: canción mítica en Le Silence des Sirènes, cuentos de Hoffmann en Mannequin, astronomía en Le Chant des Enfants des Étoiles, biología celular en su concierto para orquesta SPIRA y la propia historia musical en Frontispiece.

Sus piezas principales

1. Juego de palabras acróstico
para soprano y ensemble / ESCUCHAR

2. Concierto para violin
para violín y orquesta / ESCUCHAR

3. Alicia en el país de las maravillas
Ópera en ocho escenas / ESCUCHAR

4. Gougalon
para ensemble mixto / ESCUCHAR

5. Šu
para sheng y orquesta / ESCUCHAR

HAGA CLIC AQUÍ para escuchar más música de Unsuk Chin.

Su inspiración

Unsuk Chin es una compositora cuya música es moderna en lenguaje, pero lírica y no doctrinaria en poder comunicativo. Combina sorprendente originalidad con un caleidoscopio de color y virtuosismo lúdico. En sus obras, busca transformar un intenso mundo interior en sonido: "Mi música es un reflejo de mis sueños. Intento convertir en música las visiones de inmensa luz y de una increíble magnificencia de colores que veo en todos mis sueños: un juego de luz y colores que flotan por la habitación y a la vez forman una fluida escultura sonora. Su belleza es muy abstracta y remota, es por estos mismos atributos que aborda las emociones".

Unsuk Chin posee una amplia gama de intereses en las artes y las ciencias; pero, como ella lo sintetiza, "la música siempre se refiere a la música: es pensar en sonidos y en cómo organizarlos o, en palabras de Gerard Grisey, 'somos músicos y nuestro modelo es el sonido, no la literatura; el sonido, no el teatro, las artes visuales, la física cuántica o la geología; el sonido, no la astrología o la acupuntura'".

Sus colaboraciones

Unsuk Chin describe cómo "algunas de mis experiencias de felicidad más memorables consistieron en que músicos excelentes estrenen y ejecuten mis obras: cada colaboración exitosa se siente como un nuevo momento de innovación". Entre los destacados instrumentistas que trabajaron con ella se incluyen Viviane Hagner, Alban Gerhardt y Wu Wei en sus conciertos para violín, chelo y sheng; mientras que los directores de orquesta que promovieron su música incluyen a Simon Rattle, Kent Nagano, Gustavo Dudamel, Alan Gilbert, Esa-Pekka Salonen, David Robertson, Susanna Mälkki y Myung-Whun Chung.

Las próximas obras de Unsuk Chin incluyen una pieza orquestal de apertura de conciertos inspirada en los libros de conversación de Beethoven y un segundo concierto para violín para Leonidas Kavakos comisionado por la Orquesta Sinfónica de Londres, la Orquesta Sinfónica de Boston y la Orquesta de la Gewandhaus de Leipzig.

> Lista de obras
> Escuchar
> Mirar

Foto: Priska Ketterer

>  News Search

Stay updated on the latest composer news and publications